domingo, 27 de febrero de 2011

Todas mis lagrimas se camuflan disfrazadas de alegría, pero las que jamás se disfrazan son las que mas duran y sobre todo las que mas duelen. Mi sonrisa no puede con todas y aveces se da por vencida dejandome sola con un pañuelo de papel, pocas veces consigo matar a las mas valientes, a las que jamás se disfrazarian pero la mayoría de veces me quedo en mi cama con una almuhada encima de mi cara, para que hasta las mas valientes puedan ver la luz del sol por última vez, o eso digo siempre...

No hay comentarios: